Metro

Proyecto

Tres años fueron necesarios para completar el soterramiento de las vías y la creación de la  moderna  estación de metro  que fue inaugurada en diciembre de 2010. En ella destaca el luminoso vestíbulo en superficie, la entrada de luz natural a través de las cristaleras hace de este espacio un lugar abierto pero al mismo tiempo protegido de las inclemencias del tiempo. Y, lo más importante hace que la luz se cuele en el interior y descienda por los espacios de escaleras y huecos abiertos hasta los espacios bajo tierra. Una sabia iluminación completa el efecto buscado.

Con el fin de construir una estación moderna y dotada de las últimas innovaciones tecnológicas aplicables al sector de transportes, los arquitectos responsables del proyecto :  J. Pérez Igualada - D. Ayala – J. Martí fueron muy minuciosos a la hora de la prescripción de su memoria de calidades.

La exigencia de materiales a emplear era por tanto muy alta. Y, encontraron en el Reysipur Compacto fenólico de Polyrey un aliado perfecto para ser utilizado en un lugar público altamente expuesto al uso como son las zonas de revestimiento de paredes del vestíbulo de entrada y andenes; así como los zócalos que protegen las barandillas de las escaleras mecánicas que desciende a las distintas plantas de la estación. Resistir a golpes, rayados y poseer unas propiedades físicas, mecánicas e higiénicas,  inmejorables eran condición imprescindible del proyecto.

La amplia paleta de colores en compacto de Polyrey tentó a los proyectistas, pero finalmente centraron su elección en un único color:  el Gris Orage G059 en acabado FA. Un color gris profundo y reposado que ayuda definir los volúmenes del espacio, confiere el punto de contraste al luminoso haz de luz que penetra desde el vestíbulo de la superficie y finalmente cede  a éste el total protagonismo conceptual.

 Por otro lado, era imprescindible dar forma a las zonas de servicios de la estación, como son los lavabos públicos, espacios que precisaban construirse con materiales higiénicos y de fácil mantenimiento. El Compacto fenólico Reysipur daba respuesta perfecta a dichos requerimientos, gracias a su superficie no porosa y a su composición autoportante en la que no interviene ningún material de soporte como la madera. Ello, hace del Compacto un material idóneo para su aplicación en zonas como son los aseos públicos.  Además,  al tratarse de un producto imputrescible y perfectamente adaptado a lugares húmedos facilita su limpieza garantizando un mantenimiento de la instalación en perfectas condiciones higiénicas.